Sergio Ramos y Lucas Vázquez celebran el gol del Real Madrid

El Real Madrid mostró en el Camp Nou una versión muy diferente a la vista en la ida de La Liga. Del 5-1 al 1-1 de este miércoles ha habido un cambio radical de la mano de Solari. El conjunto blanco fue capaz de mirar de tú a tú al Barcelona y se fue con sabor agridulce por el resultado final. Esto era impensable hace meses y se vio suscitado por varias claves que definieron El Clásico.

Publica tu comentario

RED SOCIAL