MADRID 2-0 SEVILLA


Sergio Ramos y Lucas Vázquez celebran el gol del Real Madrid

El Real Madrid mostró en el Camp Nou una versión muy diferente a la vista en la ida de La Liga. Del 5-1 al 1-1 de este miércoles ha habido un cambio radical de la mano de Solari. El conjunto blanco fue capaz de mirar de tú a tú al Barcelona y se fue con sabor agridulce por el resultado final. Esto era impensable hace meses y se vio suscitado por varias claves que definieron El Clásico.

El primero de los cuatro partidos de las semifinales de la Copa del Rey terminó en empate. Ni Barça ni Madrid fueron capaces de llevarse una ventaja que les aportase tranquilidad para la vuelta. Un tempranero gol de Lucas Vazquez se vio neutralizado ya en el segundo tiempo gracias a un gol de Malcom que deja las espadas en todo lo alto para el choque de vuelta en el Bernabeu.

El día del gran clásico había llegado. Con el fantasma del 5-1 encajado en la primera mitad de la temporada, el Real Madrid afrontaba el encuentro esta vez con un entrenador distinto. Solari disputaba su primer clásico como técnico y para eso alineaba a toda la artillería, siendo un tanto sorprendente, la presencia de Vinícius en el once. También el Barça presentaba una alineación algo distinta ya que su estrella, Messi, se quedaba en el banquillo por precaución.

El primero de los cuatro partidos de las semifinales de la copa terminó en empate. Ni Barça ni Madrid fueron capaces de llevarse una ventaja que les aportase tranquilidad para la vuelta. Un tempranero gol de Lucas Vazquez, se vio neutralizado ya en el segundo tiempo gracias a un gol de Malcom que a la vez sería el último del partido.

Los veintidós protagonistas estaban listos y el balón empezaba a rodar en el Camp Nou: el clásico daba inicio. El encuentro empezó con dos equipos convencidos de que un gol tempranero podía significar mucho. Este llegó para el Real Madrid poco antes del minuto diez. Vinícius se sacaba un centro desde la banda que era perfectamente interceptado por Benzema tras un buen desmarque. Este le asistía a Lucas Vazquez que marcaba a placer casi sin portero en el minuto 6. 

Tras esto, el Barça intentaba reaccionar ante un Madrid que no se dejaba intimidar. Aún sin haber llegado al cuarto de hora, Sergio Ramos veía la primera amarilla en una falta algo dudosa, lo que le condicionaría para el resto del encuentro. Los minutos pasaban y los locales intentaban apoderarse de la posesión del balón para así disponer de unas ocasiones que raramente llegaban. Mientras, el conjunto blanco controlaba perfectamente esta situación aprovechando al máximo los robos de balón para salir al ataque. Los tres de arriba, que parecían estar teniendo su gran noche, llegaban al área rival pero sin éxito.

Llegados al último tramo de la primera mitad, el Barça empezaría a mostrarse más activo en ataque haciendo perder por instantes la tranquilidad que había estado teniendo el rival. Mediante faltas y centros desde la banda derecha llegaba este peligro. En jugada muy clara, Rakitic mandaba un potente cabezazo que era repelido por el poste e instantes después, Suárez soltaba un latigazo ajustado al palo que era detenido por Keylor Navas tras una estirada felina. Sin embargo, el árbitro indicaba el descanso con un resultado que le era favorable al Real Madrid.

El Barça iniciaría el asalto final teniendo el control con el que se había ido a los vestuarios. Esto derivaría en el empate. Jordi Alba recibía un pase largo en banda superando en velocidad a Lucas Vazquez para adentrarse en el área efectuando un tiro que era rechazado por el portero. Posteriormente, Suárez lo volvía intentar mandando el balón al palo y ya en el tercer intento Malcom introducía el balón en la portería en el 57, superando a los tres jugadores blancos que estaban bajo ella. Ya en el ecuador del segundo tiempo, Valverde daba entrada a Leo Messi con tal de desequilibrar el partido completamente y buscar el segundo. Tras su entrada, este ejercía de comandante en el ataque culé pasando por él todas las jugadas de ataque. Contrariamente, el Madrid vivía sus peores minutos ya que en varios tramos cualquier opción de contraataque les era cortada. El tiempo pasaba en la misma dinámica hasta que se llegaron a los minutos finales del partido. A diferencia del desenlace de la primera parte, esta vez iba a ser el Madrid quien dominaría este intervalo. Esto era posible gracias a la entrada de Gareth Bale y Marco Asensio que añadieron frescura riesgo en ataque. Aún así, el empate se mantuvo hasta el final tras los minutos añadidos que estuvieron marcados por el gran número de faltas que se realizaron

Con este empate el Real Madrid afronta la vuelta de las semifinales de Copa con algo de ventaja gracias al gol anotado en campo contrario. Por su parte, el Barça que logró igualar el tanto en contra inical, se encomenda a Messi para remontar en la vuelta y acceder a la gran final.

Vinicius Júnior, de espaldasEl Clásico vio nacer este miércoles en el Camp Nou la figura de un joven futbolista que apunta a marcar época en los míticos duelos entre Real Madrid y Barcelona. Vinicius Júnior se enfrentaba a su primer cara a cara contra el eterno rival y no defraudó. Ni sus 18 años ni que fuera su primera experiencia en un partido así le frenaron.

Vinicius destacó por su descaro sobre el césped del feudo azulgrana. Atrevido en cada jugada tiro del ataque del Real Madrid y lo intentó una y otra vez. Encaraba a rivales y conectaba con sus compañeros. Muchos señalan que desaprovechó muchas ocasiones, pero para ello hay que generarlas y Vinicius ha acabado de sopetón con un problema que atacaba este curso al equipo sin Cristiano.

Luis Suárez y Cristiano RonaldoLuis Suárez está en el foco de la polémica por su gesto hacia Mateu Lahoz en la segunda parte. El uruguayo reclamó una acción al colegiado durante El Clásico y se dirigió de forma airada hacia este golpeándose la cara varias veces con la palma de su mano. Mateu le mostró la cartulina y lo reflejó en el acta del partido.

"En el minuto 55 el jugador (9) Suarez Diaz, Luis Alberto fue amonestado por el siguiente motivo: Hacer gestos hacia mí golpeándose la cara con la palma de la mano", reza el acta de Mateu.

Isco Alarcón sale del túnel de vestuario del Santiago BernabéuRubén de la Red, exjugador del Real Madrid y de la selección española, afirmó a EFE sobre la situación de Isco Alarcón que el equipo blanco "no espera a nadie, en la plantilla son todos muy buenos y quien no está a la altura es pasado por encima por sus compañeros".

Campeón de Liga con el Real Madrid en 2007 se refirió así al malagueño, que no entra apenas en los planes de Santiago Solari y que no jugó ni un solo minuto en la ida de las semifinales de la Copa del Rey ante el Barcelona, que terminó con empate a uno.

Lucas Vázquez celebra su gol en el Camp NouEl once de Solari para El Clásico generó muchas expectativas en los días previos al partido. El técnico blanco se dirimía entre varias opciones para su delantera, pero ya el martes se daba por hecho que Lucas Vázquez partiría de titular en el Camp Nou. La última prueba de que para él el gallego es un fijo en su equipo.

Y así fue. Lucas salió de inicio contra el Barcelona y Solari sentó a Gareth Bale para que Vinicius ocupara el extremo izquierdo. La razón era que quería dar más equilibrio al equipo en la transición ataque-defensa y, sobre todo, apoyar a Carvajal en su trabajo de frenar a Jordi Alba.

Imagen de varios aficionados del Madrid en las gradas del Camp Nou. Foto: Twitter: (@foromdm)Ser del Real Madrid en el Camp Nou no es fácil. Pero se antoja aún más complicado cuando el Barcelona ubica a los aficionados blancos en una zona con una visibilidad prácticamente nula. La imagen de cómo ven los madridistas El Clásico en el feudo blaugrana no ha tardado en hacerse viral.

Los seguidores blancos han publicado una imagen en redes sociales de su visión del terreno de juego. La entidad blaugrana ha ubicado a los aficionados merengues en una de las partes más elevadas del estadio, protegidos con un cristal, que dificulta todavía más la visibilidad del partido.

Sergio Ramos reclara a Martínez Munuera.El centrocampista ghanés del Atlético de Madrid, Thomas Partey, opinó en una entrevista con EFE que "parece que se valora más" a los futbolistas europeos que a los africanos, así como aseguró sobre su futuro que "en ningún sitio" le pueden "entender mejor" que en el club rojiblanco.

Thomas (Odumase Krobo, Ghana, 1993) sabe bien lo que significa la palabra trabajo. La repite una y otra vez, cuando habla del derbi del próximo sábado contra el Real Madrid en el Wanda Metropolitano, cuando se refiere a su propia llegada a España con 18 años en busca de una carrera futbolística, o sobre su sitio en el equipo.

RED SOCIAL