Resultado de imagen de vanarama national leagueLa quinta división de Inglaterra, mejor conocida como Vanarama National League, es la primera categoría no profesional del fútbol inglés. Cuenta con 24 combinados y se formó en el año 1979. Los equipos que logran subir, llegan a la league two. Los que descienden pasan a disputar la National league North o South, dependiendo de su ubicación. Como podemos observar, ¡Esta categoría está patrocinada! La empresa Vanarama es la actual productora de esta maravillosa competición.


Es el paraíso para todo aquel estudiante que, con su habilidad con los pies, quiere pagar sus estudios. Por este motivo, las plantillas están repletas de jóvenes. A pesar de ser una división modesta, hay bastantes deportistas que cuentan con contratos que les permiten vivir cómodamente. Cada vez son más los españoles que se están trasladando para obtener una vida que no pueden conseguir en la península.
Tony Aghayere

El caso del madrileño Tony Aghayere es un claro ejemplo:


Con 20 años juega como portero en el Salford FC, equipo recién ascendido. No es su primera campaña en tierras inglesas, entre otros, también estuvo cedido al Colne FC.

Resultado de imagen de Hartlepool fc stadiumEn relación a los estadios, la National League no se queda atrás a la hora de atraer aficionados a los partidos. A pesar de ser una división relativamente baja tiene equipos que mueven grandes cantidades de gente. Un dato a tener en cuenta es la gran tradición por el fútbol que se mantiene en estas tierras, primero se apoya al bando de la ciudad. Además, los precios de abonamientos y entradas son muy asequibles. Estos factores hacen posible el gran ambiente en cada jornada. ¡La media de capacidad en los estadios es de 6.440 espectadores!

Todo es maravilloso, fantástico, perfecto. Hasta que llegamos a la península Ibérica. Concretamente en España. El país que reina en europa en este deporte no es capaz de crear un sistema de ligas digno de ser mencionado.


En las divisiones no profesionales españolas todo parece ser diferente. Encontramos el lado oscuro del fútbol, los amaños. ¿Podemos ver partidos decisivos sin sospechar? No hace falta mencionar la capacidad de los graderíos, que ronda las 1.800 localidades teniendo en cuenta que gran parte de las entidades de la competición no las tiene definidas.


Si hablamos de la estabilidad financiera de los miembros de los clubes podemos llegar a la conclusión de que es imposible subsistir con los sueldos establecidos. ¡El promedio salarial en Segunda B es de 500 euros!

La combinación de todos estos factores desemboca en la falta de aficionados y la imagen de estadios vacíos creando así un ambiente donde el fútbol es precisamente lo que no se siente. Sin embargo, son esas personas sin salarios desorbitados los que mantienen el balón rodando en nuestro país.

Escrito por: Sergio Sánchez y Miguel Caireta.

Publica tu comentario

RED SOCIAL