La Juventus puso contra las cuerdas al Real Madrid. Los goles de los bianconeri llegaban y Sergio Ramos no pudo evitar abandonar su palco para bajar a la boca del túnel de vestuarios, donde acabó de ver el partido. Este movimiento podría traer consecuencias para el capitán, ya que cabe una posible sanción de la UEFA. El Real Madrid tiene previsto recurrir.

Publica tu comentario

RED SOCIAL